miércoles, 23 de enero de 2013

Cómo los Salaf Trataban Con La Fitnah de las Mujeres Extrañas




Cómo los Salaf Trataban Con 

La Fitnah de las Mujeres Extrañas


Al-Imaam Al-Haafidh Ahmad bin ‘Abdillaah bin Saalih Abil-Hasan Al-‘Ijli (f.261H)

Tomado de: Ta’rikh Ath-Thiqaat de Al-‘Ijli (Daar ul kutub al-‘ilmiyyah) p.321-323

Traducido al inglés por Abu Haatim Muhammad Faruq
Traducido al castellano por Ummu Abderahman Yasmina al Andalussia
Texto tomado de http://perlasdelislam.blogspot.com/2011/05/como-los-salaf-trataban-con-la-fitnah.html

Al-Imaam Al-‘Ijli (rahimahullaah) dijo:

Había una vez una bella mujer casada que residía en Makkah. Entonces un día ella se miró su cara en el espejo y le dijo a su esposo:

‘¿Ves que haya alguien quien pudiera mirar esta cara y no poder ser puesto a prueba debida a ella?’

Entonces él respondió: ‘Sí.’

Entonces ella dijo:‘¿Quién?’

El dijo: ‘‘Ubaid bin ‘Umayr.’[1]

Luego ella dijo: ‘Entonces dame permiso entonces para acercarme a él – tal que pueda ponerlo a prueba.’

Entonces dijo él: ‘¡Te concedo mi permiso!’

Entonces ella vino a él en el modo de una mujer buscando una fatwa (veredicto religioso). Luego él fué con ella a una esquina en el Masjid Al-Haraam. Entonces ella reveló (descubrió) una parte de ella así como la  media luna. Entonces él le dijo a ella:

‘¡Oh, Amatullaah!’[2]

Entonces ella dijo: ‘Ciertamente he sido puesta a prueba por usted; luego examine mi asunto.’

Luego él respondió: ‘Ciertamente voy a preguntarte algo; luego si eres sincera en ello- entonces examinaré tu asunto.’

Ella dijo: ‘No me pedirás nada excepto que sea sincera con usted.’

Entonces él dijo: ‘Dime; si el Ángel de Muerte viniera a tí a fin de tomar tu alma. ¿Te complacería entonces que yo hubiera completado para tí esta petición?’

Ella dijo: ‘Por Allah; no.’

Luego él dijo: ‘Has dicho la verdad.’

El entonces dijo: ‘Si, cuando seas introducida en tu tumba; y estés sentada para el interrogatorio. ¿Te complacería entonces que yo en hubiera ciertamente cumplido para tí esta petición?’

Ella dijo:‘Por Allah; que no.’

Entonces él dijo: ‘Has dicho la verdad.’

Él entonces dijo: ‘Cuando le sea dada a la gente sus libros; y no sepas todavía si deben darte tu libro en tu mano derecha o en tu izquierda. ¿Te complacería entonces que yo hubiera cumplido para tí esta petición?’

Ella dijo: ‘Por Allah; que no.’

Entonces él dijo: ‘Has dicho la verdad.’


Él entonces dijo: ‘Cuando quieras cruzar el Puente (en la Otra Vida); y no sepas si avanzarás (sobre él) o no avanzarás. ¿Te complacería entonces que yo hubiera cumplido para tí esta petición?’

Ella dijo: ‘Por Allah; que no.’

Entonces él dijo: ‘Has dicho la verdad.’

El después dijo: ‘Si entonces cuando las Balanzas sean traídas; y tú igualmente seas traída adelante – y no sepas si ellas (las acciones) van a ser ligeras o pesadas. ¿Te complacería entonces que yo hubiera cumplido para tí esta petición? ’

Ella dijo: ‘Por Allah; que no.’

Entonces él dijo: ‘Has dicho la verdad.’

El después dijo: ‘Cuando estés de pie ante Allah para el interrogatorio. ¿Te complacería entonces que yo hubiera cumplido para tí esta petición?’

Ella dijo: ‘Por Allah; que no.’

Entonces él dijo: ‘Has dicho la verdad.’

El entonces dijo: ‘Teme a Allah, Oh, Amatullaah, ya que ciertamente Allah te ha dotado de bendición – y te ha mostrado la excelencia. ’

Entonces la mujer volvió a su marido, luego él le preguntó: ‘¿Qué hicíste?’

Ella dijo: ‘Estás ocioso (inactivo) – y estamos ociosos, entonces yo en cambio he vuelto a rezar y ayunar y adorar.’

A partir de entonces su marido decía: ‘lo que está conmigo y ‘Ubaid bin ‘Umayr – él ha corrompido a mi esposa. Cada noche ella solía ser como una recién casada; pero ahora él la ha convertido en una Monja.’



Notas:


[1] El fué ‘Ubaid bin ‘Umayr Ibn Qataadah bin Sa’id bin ‘Aamir bin Junda’ bin Laith Al-Laithi
Al-Junda’i Al-Maki – Abu ‘Aasim el juez de la gente de Makkah; el amonestador; el Mufassir (Sabio del Tafsir) el poseedor de gran dignidad. Él nació en vida del Mensajero de Allah (Sallalaahu ‘alaihi wa sallam) y era del Thiqaat (de confianza) de los Taabi'ín y de entre su Imaams en Makkah. Él narró de : su padre* (quién fué un compañero) y de: ‘Umar ibn Al-Khattaab, ‘Ali, Abi Dharr, ‘Aa’ishah, Umm Salamah, Abi Musaa Al-Ash’ari, Abi Hurairah, Abi Sa’id (Al-Khudri), Ibn ‘Abbaas y otros.

Aquellos que narraron de él incluyen: su hijo ‘Abdullaah bin ‘Ubaid*, ‘Ataa bin Abi Rabaah, Mujaahid, Ibn Abi Mulaikah, ‘Amr bin Dinar, ‘Abdul-‘Aziz bin Rufai’, Abuz-Zubair y muchos tantos otros.

Yahyaa bin Ma’ín y Abu Zur’ah le declararon ser thiqah (fiable), Al-‘Ijli dijo: El Maki; el Taabi’í –thiqah. ‘Abdullaah ibn ‘Umar se sentaba en sus reuniones y decía: ‘A Allah es atribuída la virtud de Ibn Qataadah; por con la cual él viene’.

Ibn Sa’ad menciona: Al-Fadl bin Dukain nos informó diciendo: Abu Bakr bin ‘Iyyaash nos narró de ‘Abdil-Maalik de ‘Ataa quien dijo: Yo mismo y ‘Ubaid bin ‘Umayr entramos donde ‘Aa’ishah, entonces ella dijo: ‘¿Quién es?’ él contestó: ‘Soy ‘Ubaid bin ‘Umayr’. Entonces ella dijo: ‘¿El amonestador de la gente de Makkah?’ luego el dijo: ‘sí’ y ella respondió: ‘Sé ligero/suave; ya que ya que ciertamente el recordatorio es pesado.’(Quiere decir: si tu exhortas).

Abi Na’im Al-Asbahaani dijo: Abu Haamid bin Jablah narró que Muhammad bin Ishaaq Ath-Thaqafi nos narró que Yusuf bin Musaa no narró que Jarir nos narró de Al-A’mash de Abi Sufyaan quien dijo: ‘Abdullaah bin Az-Zubair una vez se encontró con ‘Ubaid bin ‘Umayr, entonces dijo: ‘Tu asunto/prestigio no es pequeño. Oh, Abaa ‘Aasim’.

Es narrado de Mujaahid que él dijo: ‘Somos honrados por tener entre los Taabi'ín a cuatro personas: (nuestros recitadores) ‘Abdullaah bin Saa’ib, (nuestro Mufti) Ibn ‘Abbaas, (nuestro mu’adhin) Abu Mahdhurah, (y nuestro juez)  ‘Ubaid bin ‘Umayr’ – quiere decir de la gente de Makkah.

De sus palabras: ‘si a la tumba le fuera dada una lengua esta diría: ‘Oh, hijo de Aadam; ¿cómo pudiste olvidarme? ¡No sabías que soy la morada del decaimiento! ¡Y la morada de los gusanos! ¡Y la morada de la desolación y la morada de la soledad! ’

Él falleció un poco antes de que muriera Ibn ‘Umar – como fué mencionado por Al-Bukhari, Ibn Hibbaan dijo en ‘Ath-Thiqaat ':' él murió en el año 68 H.’ como hizo Ibn Qutaibah en ‘Al- Ma’aarif’.

*Ha sido dicho que él no oyó (narró) de su padre (Ver: Tahdhib ut Tahdhib 7/71).

(Tomado de: Siyar 4/156-157, Tahdhib ut Tahdhib 7/71, Tadhkiratul Huffaadh1/50, Tabaqaat Al-Kubraa5/463-464, Al-‘Iqd Ath-Thamin 5/543-544, Al-Hilyah 3/266-271).


[2] Femenino de: Siervo de Allah. (Nota del traductor al inglés).




Texto en inglés: http://www.sahihmuslim.com/sps/sp.cfm?subsecID=TZK03&articleID=TZK030003&articlePages=1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada