sábado, 14 de mayo de 2011

Caridad: La Mano de arriba es mejor que la Mano de abajo



La Mano de arriba es mejor que

la Mano de abajo

e Imaam Sufyaan ath-Thawri

sobre la Suciedad de la Gente



De Sahih al Bukhari, Narró Hakim bin Hizam:

El Mensajero de Allah (salallaahu alayhi wasallam) dijo, "La mano de arriba es mejor que la mano de abajo (es decir él que da en caridad es mejor que él que lo toma). Uno debería comenzar a dar primero a sus dependientes. Y el mejor objeto de la caridad consiste en que ella es dada por una persona rica (del dinero que queda después de sus gastos). Y quienquiera se abstiene de pedir a otros un poco de ayuda financiera, Allah le dará y lo salvará de pedir a otros, Allah lo hará autosuficiente." 1346


De Sahih Muslim

Se relata que Abu Huraira ha oído al Mensajero de Allaah (sallAllaahu alayhi wa sallam) diciendo que: Esto es mejor para uno de entre vosotros el traer una carga de leña en su espalda y dar en caridad de ella (y satisfacer su propia necesidad) y ser independiente de la gente, que en lugar de él debiera pedir a la gente, ya sea si ellos le dan algo o lo rechazan. Verdaderamente la mano de arriba es mejor que la mano de abajo, y comenzad ( dando en caridad) con vuestros dependientes ( las personas a vuestro cargo). 2267



El Consejo de Sufyaan ath-Thawri (f. 161 H) a 'Ali ibn Hasan

La Suciedad de la Gente

Sufyaan ath-Thawri dijo a 'Ali ibn al-Hasan, mientras lo aconsejaba, ¡Oh, hermano mío! Debes tomar adquisición de eso que es puro, y aquello que tu mismo has ganado, y se precavido de comer y vestir de la basura de la gente [es decir vivir de su caridad y limosnas]. De hecho, el que come de la suciedad de la gente es como un hombre que posee la planta superior de un edificio, pero no el piso inferior, por lo que siempre tiene miedo de que el piso inferior se vaya a caer haciendo que su piso superior sea demolido.


Y el que come de la basura de la gente habla desde caprichos y deseos, de acuerdo con la gente, por temor de ser rechazado por ellos.

¡Oh, hermano mío! Si debieras recibir algo de la gente, dificultaría y prevendría tu lengua [es decir de decirles la verdad], y honrarías a algunas personas y tratarías a otros con desprecio, a pesar del castigo que te acontecerá durante el Día de la Resurrección. Porque ciertamente quién te da algo de su riqueza, en efecto te ha dado su inmundicia.

Y la explicación de porqué esto es su suciedad es que la riqueza que él da purifica sus acciones de pecados [es decir, y de ahí se hace sucia para nosotros, justo como el agua se hace sucia en el proceso de limpiar una ropa].

Y si debieras aceptar algo de la gente, luego, si ellos fueran a llamarte para hacer el mal, accederías a sus deseos. Ciertamente quién come de la suciedad de la gente es como el hombre que tiene algunos socios, y se siente que está vinculado a ellos, por un juramento. ¡Mi hermano! El hambre y la inanición, y participar en algunos actos de culto, son mejores que llenarse uno comiendo por vía de la suciedad de la gente, [y de ahí ser capaz de hacer] muchos actos de adoración.


Y esto nos ha llegado que el Mensajero de Allaah (sallallaahu 'alayhi wa sallam) dijo, 'Si uno de ustedes hubo tomado alguna cuerda y luego juntó alguna leña [para venderla a la gente], hasta que su espalda se vuelve ulcerosa, entonces eso sería mejor para vosotros que ser dependiente de su hermano pidiendo algo o la anticipación de algo. '[Relatado por al-Bukhaari.]



Y ha llegado hasta nosotros que 'Umar ibn al-Jattab (radiyallaahu ta'aalaa anhu) dijo, 'Quienquiera de entre vosotros trabaja, entonces lo elogiamos y quienquiera que no trabaja, entonces tenemos dudas sobre él. Y él dijo, '¡Oh, Recitadores! ¡Levantad vuestras cabezas! [es decir. No vayais con las cabezas inclinadas como si fuera por humildad, ya que la humildad es de corazón.] No añadais humildad a lo que está en el corazón, mientras competid el uno con el otro por hechos buenos, y no seais dependientes de la gente, ya que ese camino se ha hecho claro.'


Y Ali ibn Abi Taalib (radiyallaahu ta'aalaa 'anhu) dijo, 'Ciertamente el que vive completamente de las manos de las personas, se asemeja a quién planta un árbol sobre la tierra ajena.'

¡Luego teme a Allaah, hermano mío, siendo consciente de Él! Ya que nadie ha adquirido algo de la gente, salvo que él se llega a hacer despreciado y despreciable con la gente, y los Creyentes son los testigos de Allah en la tierra.

Ten cuidado de no ganar (dinero, riqueza) por malos caminos y luego gastar aquella riqueza en la obediencia de Allah, ya que en efecto la evitación de ello ha sido hecha por Allaah una obligación y un deber, y en efecto Él es Puro (Tayyib) y acepta sólo lo que es puro (tayyib).

¿No ves que un hombre que tenía un traje sobre el cual cayó cayó un poco de orina, entonces él quiso limpiarlo ¡pero él lo lavó con un poco de orina más?! ¿Crees que él realmente lo ha limpiado? ¡Claro que no ! De hecho la suciedad y la inmundicia no pueden ser purificadas sino con aquello que es puro, e igualmente el pecado sólo puede ser borrado con una buena acción. Y ciertamente Allah es Puro y acepta sólo eso que es puro, y en efecto el Haraam no es aceptado en ninguna de las acciones.
¡¿O acaso puede ser que alguien cometa un pecado y luego lo erradique [con otro] pecado?! [Relatado por Abu Nu'aym en al-Hilyah (8/71-72).]



Tomado de Palabras de Consejo de los Salaf, publicado por Salafipublications


Traducido del Ingles por Ummu Abderahman Yasmina al Andalussia

Fuente en castellano: http://perlasdelislam.blogspot.com/
Fuente en inglés: http://www.salafitalk.net/st/viewmessages.cfm?Forum=6&Topic=6550

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada